Taller director de casting

Talleres con directores de casting

¿Es ético pagar a un director de casting para tener la oportunidad de trabajar?

La descripción básica de un ‘taller de interpretación delante la cámara con un director de casting’ es que es un taller, al cual se paga por asistir a fin de tener la oportunidad de interpretar en cámara delante de un director de casting. ¿Pero, qué esperan lograr los actores? ¿Qué servicio están exactamente pagando? Un taller con un director de casting, ¿es una clase de interpretación?, o debería ser ¿una clase para ayudarle a mejorar su habilidad en hacer castings?

Directores de casting en Hollywood

Desde 2010, ha habido mucha controversia sobre el tema en Hollywood (1). El malestar surge de la ambigüedad de los motivos de ambos: del actor que paga para la “clase” y también del conflicto de intereses que se genera cuando el director de casting, recibe dinero del productor y del actor para el mismo proyecto.

La presencia de un director de casting, en lugar de otro profesor, es particularmente atrayente para muchos jóvenes actores que buscan ése momento para darse a conocer. Muchos actores ven un taller con un director de casting como la única manera de introducirse en el mercado.

Hace unos años, para conocer a jóvenes actores, los directores de casting abrían sus puertas para realizar entrevistas personales, lo que se llamaba en EEUU, un casting “general”, se les ofrecía la oportunidad de conocerles. Desde que los talleres empezaron a proliferar, muchos directores de casting ya no entrevistan a actores sin asignarles primero un personaje. Los talleres pagados por actores e impartidos por directores de casting, han sustituido poco a poco esta práctica profesional.

La ley ‘Krekorian’ fue iniciada en 2009 en California para proteger consumidores que pagaban bajo una esperanza falsa de empleo. Fue apoyada por cada estudio en Hollywood, incluyendo las principales Asociaciones del sector: Motion Picture Association of America Inc, AFTRA, SAG, y Walt Disney. El primero de Enero de 2010, el acto provocó la enmienda de la Comisión y ahora es parte de la ley estatal de California.( Krekorian Talent Scam Prevention Act). Define un ‘casting’ como una ‘entrevista para un empleo’. El capítulo 4.5 de la ley estatal de California prohibe ciertos servicios, y las declara violaciones:

1702.1.a)[…]Alguien que da, ofrece[…], anuncia[…] , que da a un actor, directamente o a través de referencia, a cualquier otra persona[…]y recibe una cuota del[…]actor para: clases, entrenamiento,[…] o entrenamiento parecido para [..]uno, o más de los servicios siguientes:

  1. Obteniendo, o intentando obtener una oportunidad de empleo.
  2. Obteniendo, o intentando obtener un casting para un actor.[…]

Estas violaciones son consideradas como delitos menores y el castigo es encarcelamiento o una multa de hasta diez mil dólares.

La asociación de casting de América ha emitido ‘pautas para los talleres’, en las que se establece que un taller debe tener ‘intenciones solamente de formación’ y que el director de casting no puede usar los talleres para castings promocionándolos con el nombre del director de casting como ‘sugerencias de empleo en el futuro’. Las pautas dicen expresamente:

‘2. El Director de Casting/Asociado de Casting no puede quedarse con la foto del estudiante/actor, ni su currículum vitae, tarjeta profesional, DVD o otro material electrónico o promocional. […]

  1. El director de casting/ asociado de casting no puede usar materiales que ha obtenido de un trabajo por el cual está contratado. […]’

Pero incluso después de haberse aprobado la ley, la mala práctica siguió: En 2017, un abogado de California, acusó a 25 directores de casting de no cumplir con la ley. El debate prosigue todavía. Porque abogados de directores de casting, directores de casting e incluso actores, insisten en una reforma desde que salió la ley “Krekorian Act” en EE.UU  (3)

Sin embargo, la ley asegura igualdad y ayuda a prevenir que tengan oportunidades de empleo no sólo aquéllos que lo pueden pagar. Es una ley justa, de prevención, que impide a los directores de casting y defraudadores de actuar sin motivos claros, o de esgrimir motivos de cebo, al anunciar falsamente oportunidades de empleo sin grandes oportunidades y sin ofrecer una crítica válida ni instructiva. Obliga a crear transparencia, y por un lado prohibe al director de casting ofrecer un empleo desde su taller y asegura también que el cliente no esté engañado sobre lo que cree estar pagando, ni sobre lo que puede lograr en el taller.

Algunos actores, están en contra del “Krekorian Act”, porque temen que, sin talleres con directores de casting, no obtendrán la oportunidad de ser vistos por un director de casting. Si un director de casting no va al teatro, no concede entrevistas, no tiene tiempo de ver cine para buscar actores jóvenes, si no tiene agente, ¿cómo pueden conseguir trabajo los actores? Después de todo, un hombre de negocios puede pagar para ir a una conferencia informativa y dejar su tarjeta profesional a quien quiera.

Directores de casting en España. ¿Mal necesario?

En España, a partir de la aparición de los directores de casting en los años 90, jóvenes se gastaban verdaderas fortunas en talleres que organizaban directores de casting: para que les conozcan, para recordarles, para demostrar que han mejorado…

Pero pronto, para ésos actores que empezaban, ciertas preguntas empezaron  a ser relevantes: ¿es ético pagar para tener la oportunidad de trabajar?  Los precios bajaron. Directores de casting que veían empañada la reputación de su colectivo, empezaron a hablar. Hoy los miles de actores que salen de las escuelas, siguen acudiendo  a estos talleres por necesidad, como la única manera de adelantar su carrera y se preguntan ¿Un director de casting tiene un verdadero objetivo de formación con estos talleres? Porque no es ético que un director de casting, al que ya la empresa productora le paga para buscar actores apropiados, les haga pagar también para ser vistos.

Es difícil prohibir a un actor que no avance su carrera más rápido que los demás, si la oportunidad existe. Es cierto también que algunos directores de casting si nadie se lo prohíbe o se lo recrimina, buscará hacer dinero de cualquier manera, y llegarán a considerar “su derecho” de anunciar sus cursos como le de la gana.

La polémica sobre la mala práctica, sigue en España, país que adoptó  tarde la figura del director de casting como en España. En un debate que organizó la Fundación first team con Vibook en Madrid hace unos años, un director de casting djo claramente en público: “ Reconozco que no es ético, pero mientras los actores paguen, seguiré ofreciendo mi curso”.

En España, el carnet de actor, que autorizaba a ser parte del gremio, se rechazó con ganas después de la muerte de Franco huyendo del control y censura franquistas. De todas maneras, la falta de actores en la época hizo que se pudiera acceder al carnet de actor simplemente por meritoriaje o por ser hijo o hija de actor o actriz.

Hoy en día, el cine, la TV, las series, son la mayor oportunidad de empleo para el actor. Todavía no existe formación específica en interpretación cinematográfica, ni directores de casting que respeten la formación como paso de calidad para entrar en el sector.

Es responsabilidad del actor que empieza, estar informado sobre las mejores escuelas al no tener referencias de escuelas donde el título sirva para trabajar en el audiovisual. El número elevadísimo de actores que salen de numerosas escuelas se ha multiplicado por miles, así que saber qué talleres y personas de la profesión son más honestos y actuar en consecuencia, es difícil para el actor. Hasta hace poco, directores de casting asistían a ejercicios en escuelas donde podían entre risas, echarles tomates al actor que no les gustaba…

¿Cuál ha sido la respuesta de la Fundación first team?

Los fundadores Scott Cleverdon y Assumpta Serna de la Fundación first team y la escuela de cine para actores, reconocemos que el entrenamiento académico de interpretación no se ha adaptado suficientemente a las necesidades cambiantes de la industria del Cine y TV. Las escuelas de interpretación oficiales no cubren una necesidad, la de abrir puertas al mercado profesional. Durante años, en UK por ejemplo, los actores debían tener un carnet del Sindicato Equity para poder trabajar. A los alumnos de las escuelas oficiales, se les daba un carnet provisional pero que acreditaba su entrada en el Sindicato, siendo las escuelas el primer filtro para asegurar un control de calidad ya desde que salían actores formados de la escuela. Con una dura selección, los directores de casting siempre buscaron a las generaciones de nuevos actores en los ejercicios de final de curso de las escuelas de teatro del Reino Unido.

Pensamos que un buen actor tiene que tener talento y ser competente en su trabajo, y un buen director de casting tiene que saber cómo reconocerlo. Pero, aprender a cómo conseguir un casting, no enseña cómo interpretar bien el personaje asignado. ¿ Y qué hará ese actor sin formación si consigue el papel? Nadie quiere brillar cinco minutos en un casting y luego fracasar en un rodaje.

Un director de casting o un director puede decirte lo que quieren, pero la mayoría no es capaz de decirte lo que has de hacer para llegar a donde quieren. Es como una agencia de viajes, te venden la playa, las vistas, el hotel y la piscina pero no te cuentan las maletas, el taxi, los dos vuelos y viaje de tres horas de autobús que necesitas para llegar. Lo mejor que alguien puede hacer es explicar bien el destino, y dejar a los que entienden el proceso porque lo han vivido como actores, explicar el cómo un actor puede interpretar mejor. En los cursos de casting, el actor piensa que está más cerca de la playa, pero solo está hablando con la agencia de viajes.

En general, la dirección de un director de casting es “más de esto” o “menos de lo otro” y al final, “diviértete”. Como la dirección “más ritmo”, “más contundencia” y “más energía”. Tres cosas que todo el mundo dice pero cuando las analizas, te das cuenta que no significan nada.

Ojo, no todo el mundo es así. Hemos encontrado directores de casting profesionales que se limitan a informar de lo que necesitan en un casting y que ofrecen información útil y necesaria para conocer mejor a la persona con la que quizás algún día vas a tener un casting profesional. Hay directores de casting que han sido actores antes y que dan buenas claves para el actor que empieza…

La desesperación del actor para buscar trabajo

Vamos a hablar en serio: Como actor, tu vas a un curso con un director de casting porque quieres aprender algo sobre interpretación o ¿estás pagando para pasar un rato cerca de alguien que no has encontrado en un contexto profesional?

Si alguien cree que la única manera para conseguir éxito profesional es a través de establecer contactos con ciertas personas con cierta área de influencia, no está teniendo suficiente confianza en su propia habilidad en hacer aquello por lo que le pagan y por lo que debería estar formado bien: actuar. Además, creemos también que puede ser contraproducente para el actor ir a estos talleres si no está formado suficientemente para realizar con éxito ése ejercicio que van a hacer delante del director de casting. Puede ser que metan en el cajón mental de “está muy verde” y ésa etiqueta puede ser muy difícil arrancarla.

Si todos los actores de éxito renunciaran a una buena formación por tener la oportunidad de conocer a alguien que pudiera darles trabajo pagando sin hacer el trabajo duro de probar, investigar, equivocarse, ¿serían tan buenos actores?

La transparencia es esencial para prevenir que la industria cinematográfica se llene de buscadores incompetentes en busca de un falso estrellato. Es esencial que un actor se acuerde de la razón primera que le hizo querer dedicarse a la interpretación. Hay una gran diferencia entre querer ser famoso, y querer ser un buen actor. Ser un buen actor en cine y TV es reconocer la interpretación como una profesión noble, porque a través de cualquier trabajo, se articula un conocimiento popular, se inspira al público para que pase un buen rato, se provocan ideas para ampliar su punto de vista y se obtienen respuestas emocionales porque el espectador, si es estimulado por lo que ve, disfruta, se compara,  aprend .

En nuestra crisis económica mundial, en este parón forzado que estamos teniendo debido a la pandemia del Corona virus, la desesperación contaminará todavía más nuestras actitudes, nuestros valores. En nuestra sociedad se celebra la riqueza y la fama, pero ¿se puede lograr hoy ambas cosas con una conciencia limpia y rigurosa, profesional, en el trabajo? La Fundación first team cree que es esencial mantenerse alerta y conocer lo que está cambiando en otros lugares. El objetivo de la Fundación first team es erradicar el miedo al fracaso que hace a los actores pagar para tener la oportunidad de trabajar, lo que permite a los que juegan con malas artes abusar de su pequeña posición para conseguir dinero de los que estando desesperados, que quieren conseguir su ‘gran oportunidad’.

“En una encuesta a jugadores profesionales de hockey les preguntaron si querían  llevar cascos, pero sin garantía que todos lo llevaran al mismo tiempo, con lo que había una desventaja individual al llevarlo. No fue hasta que se convirtió en una ley por la que todos los jugadores de hockey tenían que llevar casco, que lo llevaron… y además, sin protestar.

Reglas han aparecido en Hollywood para aclarar en qué un taller con un director de casting puede mejorar el trabajo de un actor y en qué envilecerlo. La ley asegura que los que reciben reconocimiento por hacer bien su trabajo son los que trabajan duro para conseguirlo. En la Unión Europea, actualmente no hay legislación para imponer la transparencia en los talleres con directores de casting, o para prevenir a un actor pagar para obtener un trabajo.

¿Quién impone las pautas en España? Quién es responsable para que aparezcan unas pautas? Pese a los esfuerzos en redactar el Código de ética de la Fundación first team, donde se revisan todas las relaciones éticas entre actores y otros miembros de la industria, es poco practicado y desgraciadamente poco conocido por las empresas productoras y los directores de casting. Cada actor nos puede ayudar a difundirlo. En change .org.

La Fundación first team junto a cincuenta Asociaciones del sector, y ayudada por un equipo de juristas de Carlos III y la Fundación Gregorio Peces Barba, ha intentado definir la ética en todas y cada una de las relaciones del actor con los otros miembros del sector audiovisual .

Aquí podréis encontrar la redacción completa y ayudarnos a difundirlo: https://www.escuelaassumptaserna.com/codigo-de-buenas-practicas-del-actor-en-el-audiovisual/

¿Qué puedo hacer yo, actor, para mejorar la situación?

¿Tenemos que luchar para que se apruebe una ley por la que los actores podamos tener un verdadero Sindicato? ¿Corresponde al Estado? ¿Son los políticos que no consideran a la cultura un bien los que arreglarán el tema? ¿los productores? ¿Los actores famosos pueden ayudar? ¿Qué legislación tenemos para prevenir prácticas poco éticas en el audiovisual?

¿Cuándo será prioridad para el actor profesional exigir una actitud ética en su trabajo? La ética es antes del trabajo, porque sino hay ética, no vas a poder cobrar por tu trabajo. ¿Cómo puede luchar una persona sola contra lo que parece que hacen muchos, sin creer que su negativa le situará en desventaja? ¿Cómo podemos exigir una revisión ética a las Asociaciones del sector?

La Fundación first team cree que, para lograr ser mejores, cada persona tiene la responsabilidad de mantener y cultivar sus valores y luchar unidos en objetivos comunes para que no se retroceda en sus derechos. El camino honesto al éxito no es corto, pero debe ser divertido, emocionante, gratificante y sobretodo, digno. Te exhortamos a que leas el código, lo firmes y lo difundas entre tu círculo de actores:

 Equipo first team y Jessica Simms

Comments: 2

  • Mónica Callejo
    29 abril, 2020 8:05 am
    Responder

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Muy bien explicado y muy necesaria esa revisión ética

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.